TITAN VILLUERCAS 2018

Llevo un año bastante inestable con la bici, la familia, el trabajo, días infinitos de lluvia y viento han hecho que las horas de pedal sean escasas.

Titan Villuercas es una fiesta de la bicicleta de montaña que se ha ganado con méritos propios estar en el Top de las mejores pruebas del calendario nacional y encima al lado de casa, así pues, agarré mi bicicleta y directa a la salida a participar de la fiesta!

Partía en solitario pero rodeada de 1.200 ciclista es imposible estar sola, durante los primeros kilómetros fue un sin cesar de saludos y buenos deseos para los que iban adelantando. Sin demasiadas sorpresas hasta el primer avituallamiento, el puerto de los lunares, un clásico de todas las ediciones, pero tomamos un desvío diferente y “ohh my good” la ascensión continuaba con fuertes pendientes, me gustó descubrir otro paisaje desde ahí arriba a sabiendas que hasta Berzocana la exigencia del recorrido se suaviza y hay tiempo para recuperar el aliento.

Empiezo a bajar el pizarral, un sendero muy divertido donde alternan las losas de piedra con tramos rápidos, ya había soltado el freno y casi me choco con el coche de rescate de la Guardia Civil, una caída fuerte de un chico nos dejó un poco angustiados a todos en ese momento, deseo que se recupere pronto, al parecer fue solo un golpe muy fuerte sin consecuencias graves.

Ambientazo en Berzocana, los vecinos volcados con la prueba; el recorrido me volvía a sorprender en la salida del pueblo por una calleja con mucho encanto en subida exigente con piedras, que nos tomamos con tranquilidad, mientras pensaba ” esto para abajo tiene que molar” y la ascensión seguía con rampas por caminos y senderos poco transitados, rebosantes de color, de aromas deliciosos de primavera, de naturaleza virgen, faltaba el cartel de Bienvenido al corazón de las Villuercas. Un tramo de bajada muy cortito y de nuevo para arriba por un bosque centenario de alcornoques lleno de helechos de verde intenso, la subida acabó en la cima de un cerro teñido de color violeta por miles de plantas de lavanda, son esos momentos que capturas para siempre por su belleza.

A esa altura ya llevaba 40 km, más de 3 horas dando pedales y unos 1200 metros de acumulado, las fuerzas bien y los ánimos mejor todavía, con ganas de afrontar la larga subida por la cresta del brezo, el paisaje es increíble rodeado de riscos de cuarcita destacando en el horizonte como protagonista el pico Villuercas.

En la cima avituallamiento, iba con agua y comida decido no parar, allí me separé de un grupo de Cañamero que habíamos compartido gran parte de la ruta. La bajada de la era del gato al pantano de Cañamero muy divertida y natural, junto al río Ruecas. Los kilómetros por el pantano me dieron literalmente la vida, por fin un poco de llano para estirar las piernas y adelantar kilómetros de forma fácil.

El paso por Cañamero muy sufrido por las pendientes exageradas de sus calles, continuamos por un sendero ratonero en ligera ascensión y la bajada por la calleja de la Virgen, puro flow!!

La meta ya estaba cerca, cada vez las nubes se ponían más negras, se barruntaba tormenta, pero por suerte llegue antes de que empezara a llover.

Seis horas y media de bici, 83 km y 2.200 metros de acumulado, mi familia esperando en meta, sentía que había tomado la decisión correcta al agarrar mi bici aquella mañana, vivir un bonito sueño a pedales!

Mil Gracias a todos y cada uno que hacen posible Titan Villuercas !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s